martes, 21 de junio de 2011

SHOP ASSISTANTS

WILL ANYTHING HAPPEN (1986)

Hace muchos años la prestigiosa revista británica New Musical Express incluyó de regalo en uno de sus números una cinta que cambiaría para siempre la historia del panorama independiente local. Aquella cassette sin pretensión alguna, llevaba por nombre C-86 y sobre el papel su intención era obsequiar a los lectores de dicha publicación con una recopilación de las bandas más prometedoras de aquel año. Poco imaginaban los editores del semanario que aquello iba a significar el bautismo de un estilo, pero así fue. Aquella compilación pasó a ser una amalgama melódica de pop afectado y guitarras enérgicas que se convertiría en una señal de identidad de la escena en confrontación con las entonces manidas propuestas electrónicas, pero sin embargo cada uno de los grupos que allí se incluía defendían sus propios intereses musicales consiguiendo no obstante una identidad común definida.

Emergentes en el momento, de ahí salieron Primal Scream, The Wedding Present, Girls At Our Best, Wolfhounds, McCarthy, Close Lobsters, Fuzzbox, The Soup Dragons o The Pastels, entre otros y de ahí pasarían muchos a engrosar las filas de sellos como Sarah Records y 53rd & 3rd, pero si hubo una banda que por efímera pero estimulante me chcocó cuando llegué a la escucha de esa honorable miscelánea reunida en dicho ejemplar escrito, fueron The Shop Assistants (aún conservaban el artículo delante del nombre posterior). Evidentemente llegué con años de retraso a todo aquel boom, de hecho fue a través de un artículo pasados muchos años y allí se hablaba extensamente de cada una de las canciones y la historia de cada participante, y una simple comparación como fue la de emparentar su sonido con The Jesus And Mary Chain de una forma endulzada, diciendo que eran la versión amable del tratado de su paisanos, me animó a buscar por la viejas tiendas del centro de la ciudad su único álbum de larga duración. Poco se sabía de ellos, pero lo suficiente.

Eran de Edimburgo (Escocia), tenían en sus filas a una futura The Pastels, banda de la cual provenía su productor y mentor, Stephen Pastel y sus single de adelanto había sido descrito por el gran Morrissey como el mejor tema del año. Con esos guiños cómplices fue coser y cantar. No es necesario añadir nada más para que no importe lo que ha llovido desde entonces porque las canciones que ilustran este fabuloso trabajo siguen sonando igual de frescas que antaño y si no para muestra cualquier botón, como por citar solo algunas, "I don't wanna to be friends with you", una maravilla deliciosa y veloz que pone las cartas boca arriba para declarar solemnemente su pleitesía a las melodías edulcoradas en voz de su magnifica vocalista femenina, "All day long", con una base más punk pero bajo un prisma ochentero sensible, "Before i wake", otra joya en este caso abrazando los parámetros frágiles del pop convencional, "Caledonia rd.", de aires ramonianos y velocidad de crucero, "All that ever mattered", que sigue apostando por la fórmula de los ilustres neoyorquinos con un mensaje corrosivo y unos ritmos contagiosos a rabiar, "Fixed grin", de la que a buen seguro bebieron Lush, Echobelly y Elastica con el paso del tiempo, "Somewhere in china", una pieza preciosa y tierna cocinada a fuego lento en su laboratorio personal, "Train from Kansas City", más soleada de lo habitual en ellos y eso que se les puede calificar como un grupo vitaminado, incluso diría yo que guarda cierta semejanza con los inicios de sus compatriotas Tennage Fanclub, "All of the time", muy acorde a lo que hacían sus coetáneos The Field Mice y punto de referencia diría yo para los cortes más suaves de los suecos Sambassadeur, y las entrañablemente gamberras "Nature lover" y "Looking back", donde estilizan todavía más su coqueteo con el punk rock de cálidas vestiduras. Un disco para disfrutar y dejarse llevar, que me ha parecido idóneo para recibir el tan ansiado verano. Shop Assistants fueron Annabel Wright (que después pasó a formar parte de The Pastels), Sarah Kneale, Ann Donald, Laura MacPhail, David Keegan, Alex Taylor y Margarita Vasquez-Ponte, durante sus años en activo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada