BIG BIG LOVE + THE RISIN' SUN - LUNARIO DEL AUDITORIO NACIONAL (MEXICO D.F.) 16-01-15

domingo, 18 de enero de 2015
BIG BIG LOVE (2012)

Monumental, no tengo palabras, de verdad, que pedazo de concierto dieron anoche los mexicanos Big Big Love en el coqueto Lunario de la capital azteca, no os podéis imaginar lo contento que salí de allí, tanto como un niño con zapatos nuevos, y es que creo que estando en plena resaca del éxtasis vivido ayer, puedo decir abiertamente que tengo nuevos ídolos musicales, es más, me aventuro a afirmar que soy fan absoluto de esta banda desde ya, y que recomendaré ver su directo hasta la saciedad sin tener remordimiento de conciencia por ser una apuesta segura. De pequeño tuve esa sensación de devoción por figuras que supe que probablemente nunca vería de cerca, tales como el dúo de actores Bud Spencer y Terence Hill o los baloncestistas 'Magic' Johnson y Drazen Petrovic (aunque a éste si le ví e incluso pude darle la mano), y ya de mayor, adoré a Matt Groening por crear 'Los Simpsons' y a Robert De Niro y Clint Eastwood por su aura y por hacerme pasar tan buenos ratos a través de la pantalla del cine o la de mi televisor, pero nunca, ni de crío ni de mayor, sentí eso con un músico o una banda musical, quizá porque el forofismo asociado a esta afición, nunca lo sentí sano, a pesar de que suene extraño que lo diga. Por muchos grupos he sentido admiración, ya sabéis por ejemplo que cada dos por tres aprovecho para poner por la nubes a The Shins, Sunny Day Real Estate, Sixteen Horsepower, Arcade Fire, Broken Social Scene o The Decemberists, sin ir más lejos, pero siempre soy reacio a usar el término anglosajón de fanático para referirme a mi sentimiento hacía ellos, sin embargo, eso se acabó, porque a partir de ahora, cada vez que cite a esta formación chilanga, que si no recuerdo mal por lo que leí son de la delegación Magdalena Contreras, cambiaré el chip y usaré sin rubor dicha muletilla. Os explico porque, pero vamos por partes.

Hace unos días llegué a esta imponente pero acogedora urbe norteamericana, en la que reside mi chica y una de las primeras cosas que hice fue, una vez instalado, mirar la agenda de conciertos  para ver si encontraba algo interesante, como hice en mi anterior visita con Grizzly Bear. No había una oferta muy estimulante, mas allá de Conor Oberst a finales de mes, Klaxons el próximo lunes, Little Jesus a mediados de Febrero y Dinosaur Jr. para una fecha que ya me queda bastante lejos, así que busqué un enlace alternativo al de mi primera búsqueda con la esperanza de que pudiera hallar algo de mi agrado en la letra pequeña, y para mi regocijo observé de refilón que por la noche de ese mismo día se había programado un evento bajo el original nombre de 'Con-cierta independencia', con la presencia de dos bandas locales, y una de ellas la tenía en buena consideración (Big Big Love), de modo que le propuse a mi socia ir a ver que se cocía por ahí. Gran decisión.

Cogimos metro y taxi porque aquí todo queda donde Cristo perdió la zapatilla, y llegamos a la céntrica zona de Reforma, donde un aluvión de gente aguardaba para entrar en el Auditorio Nacional y ver a La Arrolladora Banda Limón (no es un adjetivo lo que puse delante, es que se llaman así completamente), pero tras sortear al personal y preguntar a una agente de policía, encontramos pronto el lugar, compramos la entrada en taquilla a un asequible precio, y esperamos conversando unos minutos en la calle, amparados por el buen clima e impactados (al menos yo) por la belleza de un restaurante que estaba enfrente y una gigantesca bandera nacional ondeando en lo alto.

En un santiamén entramos dentro, aún con cuatro gatos recién llegados y me cautivó la sala al instante, de dimensiones no muy espaciosas pero muy elegante, además de contar con una amplia barra y un suelo ascendente en cuanto a superficie escalonada, lo cual permite que si estás atrás del todo, muy posiblemente obtengas una buena visibilidad, aunque tampoco pude comprobarlo, porque al ser madrugadores, nos aposentamos en primera fila a escasos centímetros del escenario apoyados en una valla separatoria. Me dio la corazonada instantánea de que iba a ser una gran noche y que el sonido del local iba a ser de notable alto, tal vez porque unos días antes, en el aeropuerto conocí a un artista llamado Carlos Izaga (barcelonés, afincado aquí y músico fijo de Miguel Bosé, aparte de contar con una buena carrera en solitario y ser un tipo encantador) y me comentó que el Auditorio de esta ciudad dispone de la mejor acústica del mundo, y por consiguiente su sala anexa debía recoger el testigo, en mi opinión, y así fue. Sonó todo a las mil maravillas, y verificamos nuestra premonición con la primera nota de The Risin' Sun, encargados de abrir fuego.

Un trío todo actitud, pura presencia setentera, con carisma, empaque, fuerza y honestidad, justo lo mínimo que se debe pedir a un combo de estas características, pero es que encima eran agradables y se entregaron a la causa, alabando la buena conexión con los asistentes, a la organización y al grupo con el que compartían cartel de los que por lo que comentaron, consideraban amigos. Ni un pero a su actuación, todo fue sobre ruedas, compaginando ruidismo rockero, con enérgica psicodelia, revival progresivo, garage añejo y reivindicación de la época del ácido lisérgico, de aquellos tiempos en los que México latía en la discreción al son del movimiento Avandaro, al que dediqué en su día una serie de posts, con Toncho Pilatos, Spiders y La Revolución De Emiliano Zapata como protagonistas, pero también con la influencia latente de gente del pasado como MC5, Grand Funk Railroad, Jimi Hendrix, Led Zeppelin, The Yardirds, los primeros The Black Crowes, The Animals o la Creedence Clearwater Revival. Bajo, batería y guitarra, en perfecta armonía, alternando voces, con especial mención a su frontman, de estética impecable y canalizador de una pasión incomparable, lástima que a veces su desgarrada voz quedara tapada por la crudeza de la distorsión usada por el bajista, que por otro lado me pareció el punto fuerte de su directo.

Interpretaron casi íntegro su primer y único álbum editado hasta el momento, 'It's all about you in think' (producido por el ilustre Gordon Raphael, conocido por sus trabajos con The Strokes y Regina Spektor), mezcla de todo lo comentado antes, pero con tintes de soul, r'n'b y un poquito de blues. Un coctel sabroso en el que destacaron sobremanera la potencial "It's all about you", la trotona "Melting walls", la animada y deliciosamente sureña "Live that way", la espectral "I love you", la hipnótica "Bullets", la sugerente "Cow horned woman", "She want away", donde planeó la sombra de los hermanos Robinson pero también la del lado más clásico de Blind Melon, "Jam", que brilló por su magna base rítmica, cerrando con una fiel versión del "Ramblin' rose" de los antes mencionados MC5 (por algo el mismísimo Wayne Kramer les apadrina), cantada en idéntico falsete por el batería, un tipo gracioso que en diversas ocasiones se dirigió al respetable diciendo 'que bonitas caras'. Genio y figura. Y por la puerta grande se marcharon tras un bis exigido, Dessentis, Jerry Capone y Alexx Webber, saboreando unas chelas con las que les habían obsequiado un par de gentiles téstigos de tan grato recital. En resumidas cuentas, excelente show el de estos muchachos cuya música no tiene nada que envidiar a la de cualquier banda estadounidense que se ha subido al carro de la retrospectiva rockera en los últimos tiempos.

Y bueno, tras la descarga de adrenalina, el plato fuerte estaba por llegar, y es que yo pensé que disfrutaría, pero no tanto, es más, me habría quedado saciado con el buen hacer de The Risin' Sun y un bolo correcto de Big Big Love, porque estaba satisfecho al finalizar los primeros, pero sarna con gusto no pica y el regalo en forma de entrega que nos brindaron los segundos no se me olvidará jamás. Fue uno de esos derroches de júbilo sobre las tablas, que por mucho que te esperes te sorprenden, que te llevan a ser partícipe, más bien a sentirte parte implicada de ello solo por ser mero espectador, y a permanecer observando sin que tus pies estén quietos y tus labios no dejen de dibujar una sonrisa en ningún momento. Con la maquinaria engrasada de principio a fin, in crescendo, de la calma a la fiesta y de ahí al desmadre, el trío reconvertido para la ocasión en cuarteto y agrandándose sobre el escenario hasta llegar por momentos a la cifra de diez miembros,  demostró que lo suyo fue un triunfo en toda regla tanto para los que conocían su exposición en vivo como para los que no. Se hicieron un poquito de rogar, eso si, y tuve que lidiar un poco con una rezagada que quería un hueco imaginario justo en el milimétrico espacio que había entre otro individuo y yo, al tiempo que flipé un poco viendo que los 'pipas' decoraban los atriles del teclado y los amplificadores con sendas banderas de Euskadi, Israel y Australia (¿¡!?), aunque supongo que tendrá algún significado para ellos, o a lo mejor son lugares significativos para ellos, quien sabe (el vocalista llevaba una camiseta de Turquía, también). Con ese entretenimiento simplón, fueron pasando los minutos hasta que por fin aparecieron los hermanos Patricio y Santiago Mijares, junto a Marco Carrión, componentes de pleno derecho, aunque acompañados de un buen batería, y más tarde de un trío de coristas (que sentimiento le ponían! no habría sido lo mismo sin ellos, especialmente sin el que ocupaba el lugar central, todo un personaje), un flautista, un saxofonista y un trompetista, más el apoyo puntual de Joaquín García, un buen cantante que cuenta con un interesante disco en el mercado bajo su propio nombre.
                                                                                                                                                                 
La parroquia los recibió en loor de multitudes, especialmente las féminas que por un momento, debido al griterío desenfrenado, me hicieron pensar que eran una banda indie para adolescentes desatadas, pero nada mas lejos de la realidad. Enseguida reconocí la primera pieza que tocaron, puesto que le había dado varias escuchas a su Ep homónimo a través de su bandcamp, pero noté que ganaba en formato directo. Sonido sin fisuras, buena puesta en escena y enseguida se llenó su campo de acción para interpretar la segunda pieza y el ambiente se caldeó al instante. Fueron cayendo una tras otra las pistas de su ópera prima y aquello cada vez aumentaba en euforia. Me agencié la hoja de la play-list por cortesía de un buen chaval que tenía dos copias y le regaló una a mi bella acompañante, y según leo, comenzaron con un tema desconocido para mi, que tal vez pertenezca a un nuevo plástico en construcción, con lo que rectifico lo dicho hace un instante, pero vaya, el caso es que me sonaba mucho ese convincente "Hirst", con el que inauguraron la faena. La cuestión es que desde el principio se creó una atmósfera más allá de lo que sugiere su propuesta.

Muchos hablan de ellos citando a Foals y The Rapture como sus principales referentes, de hecho, puede ser razonable si tenemos en cuenta que presumiblemente su nombre proviene del título de una canción de los de Oxford (Inglaterra), pero yo personalmente les veo muchísimo más cercanos a bandas como Yeasayer, Local Natives, Grouplove, Naked & Famous, Cymbals Eat Guitars y las bandas del colectivo Art & Crafts (apuesto a que si Kevin Drew llega a poner sus ojos en ellos, los adorará tanto o más de lo que adoró en su día a sus compatriotas de Chikita Violenta), como también a los grupos más granados del emocore de los 90's, aunque cuando se atreven con una versión eligen cortes a priori ajenos a su filtro novedoso, como el "This charming man" de The Smiths, por ejemplo.

Tuvo su punto álgido con "Tender man", una rola de las que producen un efecto sanador, que tiene cierto sabor tropical y que cambia de rumbo constantemente, una proeza compositiva que cubre cualquier hueco para la tregua de épica coral, pero cuando parecía que ese segundo artefacto conectado a la corriente iba a quedar como punta de lanza difícil de superar, llegó "Graveyard", ritmo enredado en un bajo grave y un registro vocal inclasificable, o mejor dicho, complicado de encasillar en un estilo, unas guitarras que encandilarían a Dan Hoerner si se dignara a salir de su granja y volver a mimar el mástil (me tenéis contento SDRE), y una electricidad global muy magnética, para dar paso a "Family man", uno de sus buques insignia, editado como single y que seduce desde la intimidad y el deje oscurantista, finiquitado con un brote de locura, "Pellinore". que si no estoy en un error, era el nombre de un tema inédito que tuvieron el detalle de presentar en sociedad.

Se nota un ligero progreso hacía un loable misticismo en esa nueva composición, agradó a los presentes, creo yo, luego vino "Blood", el más optimista de su repertorio, un caramelo que encajaría en el discurso de The Dodos, ya con todos los que asistimos al concierto en plena efervescencia tocando palmas y gritando con ellos su estribillo, un par de joyas que no reconocí, pero que si no abreviaron a la hora de anotarlas en la play-list, se llamaban "Eva" y "Euridice", una estupenda relectura del "Everybody's got something to hide except for me and my monkey" de The Beatles, que interpretaron a la perfección con jovialidad y estela, una maravilla que nos enamoró todavía más de su labor, y un idílico cierre que merece mención aparte por que resume lo vivido.

"Inmortality", como inmortal será el recuerdo de un servidor de esta fantástica formación, porque esta clausura fue única respecto a otros conciertos que he presenciado, algunos de ellos reseñados aquí, que viví con fervor, como el de Sufjan Stevens en el Primavera Sound de hace cuatro o cinco años, o el de Megafaun en Apolo, o tantos otros que me parecieron enormes pero que han quedado eclipsados por una cosa tan sencilla como la espontaneidad y la diversión de una pandilla de muchachos que contagian su personalidad, que se nota que se llevan bien y disfrutan con lo que hacen, con humildad, sin estridencias, solo dejándose llevar.

Quedó reflejado esto que digo, en la mirada de un niño, que estuvo cantando las canciones al dedillo en una esquina (tal vez era familiar de alguno de ellos), y que acabó en las primeras filas, subido a hombros y comiendo protagonismo a los héroes de la noche. Se le veía disfrutar tanto de la música, que estoy seguro que las notas recorrían sus venas, y si esto puede llegar a conseguir tal emoción en una persona es que es algo grande, muy grande. Nadie quería que terminara y menos cuando el escenario se llenó de amigos y comenzaron a hacer el gamberro, destrozar todo, lanzar confetti y sin embargo no perder el hilo. Glorioso.

Y así se fundió todo, y quedó la sensación a perpetuidad, un placentero seísmo sonoro. Al terminar fuimos a comprar material de ellos en un pequeño stand que habían montado en el interior de Lunario, en la planta baja, pero no vendían su Ep, así que me pillé una camiseta bien chula, que por desgracia me queda más justa de lo que le quedaba la del Flamengo a Ronaldo Nazario en su declive futbolístico. Salimos de allí sonrientes, y comentando que debe ser muy agradable ser amigo de esta gente, porque la presunción que nos quedó al ver esa juerga improvisada fue que nada hay en esta vida que se pueda gozar sin la compañía de la gente que aprecias, y ellos tienen un amplio entorno alrededor que parece centrado en el disfrute y la camaradería. Quizás no sea la mejor banda del planeta, pude que para muchos tampoco sea la mejor de este país en el que me encuentro, pero eso no importa, durante la hora y media que les presencié no había duda de que podían serlo. Larga vida a Big Big Love, viva México y por favor, que alguien ponga a esta cuadrilla en el lugar que les corresponde.


https://soundcloud.com/the-risin-sun

http://bigbiglove.bandcamp.com/album/big-big-love

6º ANIVERSARIO DE MUSIC IS MY GIRLFRIEND CON UN BUEN PUÑADO DE VERSIONES

jueves, 8 de enero de 2015
Tal día como hoy hace seis años, nació este humilde blog que tan buenos ratos me ha hecho pasar y que espero os haya hecho pasar a vosotros. A pesar de que cada vez le dedico menos tiempo por falta de ideas y cansancio de mi mismo, lo cierto es que lo sigo disfrutando y me gusta poder realizar una entrada especial en cada aniversario que cumple. Como digo en cada celebración del mismo, lo mejor en todo este tiempo, al margen de que ha servido para compartir muchas de las cosas que me han hecho vibrar musicalmente a lo largo de mi vida, es el hecho de que gracias a su actividad he podido conocer gente estupenda con la que mantengo una buena amistad y afinidades que trascienden este hobby. También me dio la oportunidad de conocer a la persona más maravillosa del mundo, con la que comparto mi día a día, mi querida Sra. Esmiz, que siempre me ayuda en estas lides, dándome ideas, pasándome novedades o haciendo portadas tan chulas como la que podéis ver sobre estas líneas. En fin, que 'Music is my girlfriend', se va haciendo mayor y va acumulando cosas positivas con el paso del tiempo, pero sin duda esas son las más gratificantes, las que uno guarda en el corazón.

En toda esta época he tratado de ir poniendo por aquí artistas y bandas diversas dentro de lo que se refiere a los sonidos asociados a la música independiente, alternativa, underground o como se le quiera llamar, aunque también he querido dar cabida a propuestas masivas en aceptación, porque es bueno que haya un equilibrio y el gusto se basa simplemente en las emociones y no tanto en la corriente, total de lo que trata una historia de estas es de escribir sobre lo que te plazca, pero sobretodo de lo que te gusta, por eso nunca he querido dejar espacio para lo contrario. Desconozco si esta bitácora sigue tan concurrida en visitas como antaño, ya que hace bastante tiempo que no miro las estadísticas, porque al fin y al cabo que más da, si de lo que se trata es de echar el rato y comentar con el personal. Los números para los contables, que demonios.

En fin, que ando bastante espeso porque estoy viviendo unos días un poco trepidantes y casi me pilla el toro con esto, así que sin más preámbulos os dejo con la escucha de una recopilación casera que he traspasado a Grooveshark, compuesta integramente de versiones. Cien piezas interpretadas por formaciones distintas a las que las crearon en su día, pero hechas con mucha dignidad, respeto y exquisito gusto. Había pensado en hacer algo especial con algún grupo concreto, pero luego he pensado que si hay algo que nos une a aficionados y creadores de este noble arte, es que todos hemos tenido figuras a las que admirar en este campo, con lo que me pareció idóneo compartir estas canciones que de alguna manera demuestran la pasión que tenían todos estos músicos por viejos o nuevos temas ajenos. Como colofón, se me ha ocurrido proponeros que hagáis sugerencias sobre que otras relecturas se podrían añadir aquí, para lograr reunir una cifra que nos saciara, ya que no he querido poner todas las que tenía por ahí dando con ello la opción de hacer partícipe de esto a todo el que quiera. Así, muchachos y muchachas, muchas gracias por estar ahí, leer mis soberanas palizas y tener siempre buenas palabras para mi. Espero vuestras propuestas! faltan muchas buenas, la verdad.


CINCUENTA GRANDES DISCOS INTERNACIONALES DEL 2014

miércoles, 31 de diciembre de 2014
Continuando con el repaso iniciado ayer a los discos que encuentro más recomendables, toca para zanjar estos doce meses, la triada internacional. He seleccionado cincuenta como viene siendo habitual y la verdad es que me ha costado mas que ningún año elegir cuales se quedaban fuera y cuales dentro, pero creo que ha quedado coherente con lo que mas he escuchado, aunque he de reconocer que seguramente si mañana decidiera hacer otra, tal vez sería distinta en su mayoría. Es por esa razón que no quiero darle otro orden que no sea el alfabético y tampoco quiero decir que son los mejores álbumes que han visto la luz este curso porque ni de lejos he tenido oportunidad de disfrutar todo (posiblemente ni la milésima parte) y además, al ser el último de los blogs amigos que que publica su selección, he tenido tiempo de ver cosas en otras bitácoras que me han encantado y que no he puesto por aquí por no haber tenido suficiente tiempo de darles cancha.

De esta manera, dejo fuera maravillas como 'Benji' de Sun Kill Moon, 'Down where the spirits meets the bone' de Lucinda Williams, 'Bekerley to Bekersfield' de Cracker, al que incomprensiblemente dejé de lado a pesar de que significaba el regreso de una formación que me encanta, 'Shattered' de Reining Sound, y un interminable etcétera que no para de crecer día a día como es lógico en esta recta final, una vez que uno se pasea por las casas cibernéticas de sus compadres. Pero bueno, no pasa nada, de lo que se trata después de todo es de juntar un poco de aquí y de allá y divertirse con este hobby que tanto nos gusta, y lo verdad es que con estos trabajos que escribiré al finalizar estas líneas, he pasado grandes momentos.

Medio centenar a los que podría sumar tres más que en su momento publiqué por aquí y que me entusiasmaron, 'Estructures' de Temples, 'Songs without a violinist' de Early Moon, y 'Energia solar para tortugas gigantes de Uma Totoro, pero que podrían haber estado acompañados de por lo menos media docena más, porque me ha dolido en el alma descartar los últimos plásticos de The New Mendicants (lujo de supergrupo), The Afghan Whigs (esperaba con ansías su regreso y ha sido muy grato), Angel Olsen, Damien Jurado, Bonnie 'Prince' Billy, Mogwai y Drive By Truckers (discos excelentes pero les he dado poca cancha), Christopher Owens (entrañable vida más allá de Girls) y algún otro que se me olvida, pero como se dice siempre 'no están todos los que son, pero si son todos los que están'.

Ha sido un año notable, donde sin embargo ha habido obras que no han rayado al nivel que auguraban las expectativas puestas en ellas (al menos las mías), como por ejemplo las de The Black Keys, Broken Bells, Warpaint, Cascadeur, Blonde Redhead, Klaxons, Pink Floyd, Pixies...muy probablemente por tener que lidiar con la presión de superar el gran nivel de sus antecesoras, pero ha habido también grandes joyas de debut y de consagración entre lo que destaco. No tengo nada claro que ha sido lo que mas me ha encadilado, pero he querido mezclar veteranos de la escena que me han hecho recuperar la fe en sus discursos, como The Smashing Pumpkins y The Rentals, de los que ya no esperaba nada, Weezer, Interpol, Beck, The Brian Jonestown Massacre y Stephen Malkmus, de los que no tengo claro haber dejado de ser devoto alguna vez, consolidaciones definitivas como las de Centro-Matic, Future Islands, The Rural Alberta Advantage, Conor Oberst y The War On Drugs, segundos asaltos muy dignos e incluso superiores como los de Foster The People, Orcas, Alt-J, Broncho, Gardens And Villa, Goat y The Antlers, debuts fulgurantes como los de Royal Blood, Benjamin Booker, Talisco, Lady y The Death Of Pop, y regresos triunfales como el de Tv On The Radio, y subidas al olimpo de los dioses como las de Woven Hand, Crippled Black Phoenix, Woods, J Mascis, Chad VanGaalen y Ty Segall. En resumen, cincuenta discos estupendos que seguro nos darán muchas horas de placer.

Y nada más, compañeros de afición, tan solo me queda deciros que dentro de un rato dejaré un tema de cada uno en widget (que eso lleva su tiempo) y desearos a todos que paséis una muy buena Nochevieja y una sublime entrada de año.

ALT-J This Is All Yours
ARCHIE BRONSON OUTFIT Wild Crush
AVI BUFFALO At Best Cuckold
BECK Morning Phase
BENJAMIN BOOKER Benjamin Booker
BOMBAY BICYCLE CLUB So Long, See You Tomorrow
BRONCHO Just Enough Hip To Be A Woman
CENTRO-MATIC Take Pride In Your Long Odds
CHAD VANGAALEN Shrink Dust
CLOUD NOTHINGS Here And Nowhere Else
CONOR OBERST Upside Down Mountain
CRIPPLED BLACK PHOENIX White BestLight Generator
DEATH FROM ABOVE 1979 The Physical World
FANFARLO Let's Go Extinct
FLOODLOVE Floodlove
FOSTER THE PEOPLE Supermodel
FUTURE ISLANDS Singles
GARDENS AND VILLA Dunes
GENERATIONALS Alix
GOAT Commune
INTERPOL El Pintor
J MASCIS Tied To A Star
LADY Lady
LITTLE DRAGON Nabuma Rubberband
MY AUTUMN EMPIRE Physiques
ORCAS Yearling
PEOPLE GET READY Tender Madness
REAL ESTATE Atlas
RICH AUCOIN Ephermereal
ROYAL BLOOD Royal Blood
SPOON They Want My Soul
STARS No One Is Lost
STEPHEN MALKMUS & THE JICKS Wig Out At Jagbags
STRAND OF OAKS Heal
TALISCO Run
THE ANTLERS Familiars
THE BRIAN JONESTOWN MASSACRE Revelation
THE DEATH OF POP Two Thousand And Thirteen
THE NEW PORNOGRAPHERS Brill Bruisers
THE RAVEONETTES Pe' ahi
THE RENTALS Lost In Alphaville
THE RURAL ALBERTA ADVANTAGE Mended With Gold
THE SMASHING PUMPKINS Monuments To An Elegy
THE WAR ON DRUGS Lost In The Dream
TINARIWEN Emmar
TV ON THE RADIO Seeds
TY SEGALL Manipulator
WEEZER Everything Will Be Alright In The End
WOODS With Life And With Love
WOVEN HAND Refractory Obdurate

VEINTE GRANDES DISCOS NACIONALES DEL 2014

martes, 30 de diciembre de 2014
 
Afrontamos los dos últimos días del año y que mejor manera de aprovecharlos que haciendo balance de lo más recomendable del curso. Acudo fiel a mi cita, habitual como soy de apurar hasta el final y hoy toca el turno a lo que más me apetece recomendar en lo que se refiere a la parcela de discos estatales. Esta vez he alargado el número a veinte, porque ha sido una temporada en la que he podido degustar más álbumes firmados aquí, incluso creo que es la cifra más elevada que me he decidido a hacer hasta ahora, porque con los años había ido perdiendo mi fijación por lo que se cocía en mi país, pero me alegra haberla recuperado. Esta ha sido una buena cosecha en mi humilde opinión, pero como de costumbre no me quiero mojar ni un pelo, porque el gusto se hace aleatorio a medida que pasan los días y los que me leís de vez en cuando, ya sabéis que nunca ordeno estas listas en base o lo que me parece mejor o peor, de hecho ni siquiera lo hago para mi mismo.

En cualquier caso, si puedo decir que los veinte trabajos que aconsejo escuchar a continuación, son estupendos cada uno en su estilo. Arizona Baby, han creado una obra de reinvención digan de mención sin variar su concepción embriónica, Bakelite han sido una sorpresa que a mi parecer debió gozar de una mayor repercusión, Bigott, Nacho Vegas, Sr. Chinarro y Vetusta Morla, aún en caminos diferentes, siguen erre que erre en su pedestal de calidad, sin bajar la marcha, Jero Romero ha demostrado que había mucho material anclado en el talento individual de cada miembro de The Sunday Drivers (Julián Maeso, también es un ejemplo), su paisano La Hey, con tan solo cuatro canciones, las que conforman ese magnifico Ep, nos ha dejado esperanzados ante lo que puede dar de si su inminente nuevo plástico (puedo dar fe de que va a ser una maravilla), El Paramo, I Am Dive y Jupiter Lion, han bordado la experimentación desde estilos menos accesibles pero revitalizadores, Los Enemigos, aún estando lejos de sus tres obras maestras con esta nueva referencia que significa su regreso, han estado más dignos que cualquier banda de jovenzuelos deseosos de comerse el mundo, Chicharrón, ponen con su homónimo despliegue, un tratado que quizá no entre de primeras pero cuando lo consigue se engancha como una lapa, Joana Serrat, ha sido una auténtica revelación que de una tacada se ha merendado la excitación que hubo en el pasado ante la aparición de semi-coetáneas como Russian Red o Annie B.Sweet, las catalanas Mourn, me han conquistado con su brillante revival indie-rock noventero y Los Lagos De Hinault y Modelo De Respuesta Polar, representan para mi, la cara pop más inspirada de este 2014 que se nos va.

Mención aparte para The Oral Poets, dúo hispano-irlandés que no he añadido a la lista pero que la cierra aparte porque ya escribí sobre ellos por aquí. Posiblemente, hayan firmado el disco que más me agradecido escuchar. Una joya escondida que irá creciendo a medida que se vaya consolidando el proyecto. Vaya...al final resulta que si que he declarado mi preferencia...en fin, no pasa nada, después de todo siempre acabo confesando en el apartado de comentarios. Soy un bobalicón, jeje. Dejo un tema de cada uno en widget para que podáis escuchar una pequeña muestra de cada cual (bueno, lo hare un poco mas tarde) y os animo a revisar otras entradas antecesoras a esta en su temática. Me refiero a las del 2013, 2012, 2011, 2010, 2009. Mañana la internacional.

ARIZONA BABY Secret Fires
BAKELITE Azeriak
BIGOTT Pavement Tree
CHICHARRÓN Chicharrón
DOTORE Variaciones
EL COLUMPIO ASESINO Ballenas Muertas En San Sebastián
EL PARAMO El Paramo
I AM DIVE Wolves
JERO ROMERO La Grieta
JOANA SERRAT Dear Great Canyon
JUPITER LION Silver Mouth
LA HEY Brillo Chatarra
LOS ENEMIGOS Vida Inteligente
LOS LAGOS DE HINAULT Flores De Europa
MODELO DE RESPUESTA POLAR El Cariño
MOURN Mourn
NACHO VEGAS Resituación
SR. CHINARRO Perspectiva Caballera
VETUSTA MORLA La Deriva



¡¡¡RAPHAEL DEJA DE HACER EL INDIO Y PASA A HACER EL INDIE!!!

domingo, 28 de diciembre de 2014
JARMONI ANDERSTANDIN (2015)

Épico, transgresor, fulgurante, valiente...solo con estas palabras y similares se puede describir el talento de Raphael, sin ningún género de dudas, el mejor artista que ha dado, no solo este país, sino también el planeta Tierra. 'Music is my girlfriend' se da el lujo de anunciar un secreto que debería permanecer guardado en un cofre bajo el mar, hasta el día que vea la luz oficialmente, pero no he podido evitar soplarlo, tras habérmelo compartido un amigo personal del bravo cantante jienense, con el que coincidí hace unos días en la cárcel de Alcalá de Guadaira, donde ambos fuimos a visitar a la gran tonadillera, Isabel Pantoja, a la que me une una gran amistad de cuando hicimos la mili en el África. Bueno, no puedo mentir a los lectores de esta humilde bitácora...en realidad me lo compartió la viuda de Paquirri, mientras dábamos buena cuenta de una botella de whisky en su flamante celda al tiempo que visionábamos 'Pepito Piscina' en su tv de plasma. Con el pipiribipipi de la bota empinar, se le soltó la lengua a la moza y me dio la exclusiva: Don Miguel Rafael Martos Sánchez, artísticamente conocido como Raphael, publicará en la primavera del próximo año, su primera referencia bajo el amparo de una discográfica independiente, y lo hará rodeado de músicos de la escena alternativa patria y lo que es más sorprendente...de algunas de las voces foráneas mas cualificadas del underground internacional.

Hay que decir, que no será un paso en falso y tendrá (a priori) una gran acogida, porque su participación en la pasada edición del festival Sonorama, ya le brindó el aplauso de la parroquia Hitler (ay, quise decir Hipster, perdón), que no dudó en alzarlo a la categoría de padre del movimiento. Él, sabedor que está a un nivel superior que el resto de los mortales y consciente de su status, pagó una cena a Alaska (se conoce que a esta joven se le cae la baba cada vez que recibe una llamada del andaluz) para que ejerciera de intermediaria y se personara en los domicilios particulares y así no tener que tratar con esos mediocres ye-ye's que lloran sus penas en canciones de dudosa calidad. Pensó en su oculta humildad que así los atraería, pero no fue necesario. Cada vez que la líder de Fangoria nombraba al remitente, los músicos se ponían de rodillas suplicando que volara rauda y veloz a confirmar su presencia en el futuro álbum del genio. Pero todavía no voy a desvelar los nombres. Eso lo haré en la parte final de este texto, para darle la emoción que requiere la cosa.

Antes me apetece plasmar toda la información que he recopilado respecto a esta asombrosa noticia, comenzando por su origen, y es que Rapha ya sentía un especial gusto por estos sonidos desde hace mucho tiempo. La primera vez que oí algo referente a su filiación con la segunda división musical, fue allá por los 90's, cuando le preguntaron acerca de la muerte del líder de Nirvana, Kurt Cobain y respondía en su twitter diciendo textualmente 'Me entristece la muerte de Curco Vain, un referente de mi infancia. Espero poder rendirle tributo en el futuro'. En otra ocasión también declaró que tras ver actuar conjuntamente en el Madison Square Garden de New York a Björk y Camela (las letras de estos últimos, fueron inspiración de Beck para su single 'Loser', y aunque no sea muy comentado, son una fuente de inspiración en el extranjero), había sopesado la opción de tirar a la basura sus camisas y trajes de negro, para comenzar a usar un atuendo más colorido y ajustado. Pequeños detalles que vislumbraban en su interior un alma libre con ideas opuestas al mainstream. Liberado en su madurez de las cadenas de la industria, triunfó en loor de multitudes en el antes mentado evento de burgalés y tuvo la revelación de convertir su carrera a los códigos de la independencia.

Pero vamos a destripar el contenido, que es lo que de verdad interesa. Con la mirada puesta en Peter Gabriel, que poco tiempo antes se juntó con gente como Elbow, Arcade Fire, Timber Timbre, Joseph Arthur o Bon Iver, para grabar el notable 'And i'll scratch yours', hizo lo propio, pero creando nuevos temas en los que encajara esta mutación, con unas pocas concesiones a su legado anterior, recurriendo a algunos cortes a los que les lavó la cara un poco. Gente experimentada del nado a contracorriente y la experimentación, auténticos estandartes del indie de aquí como Alex Úbago, El Canto del Loco, Hombres G, Pereza, Estopa, Alejandro Sanz y La Oreja de Van Gogh (que dentro de su infinita modestia, no quisieron sacar lucro de esta colaboración y usaron el sobrenombre La Colleja de Van Gaal, en los créditos), aportan su granito de arena con el ánimo de llegar al gran público, antes de disolverse para siempre por culpa de las inclemencias generadas por la piratería, que siempre ataca a los débiles, a esos pobres diablos que se rompen la espina en el local de ensayo. Pero eso es solo en el apartado nacional, porque la cosa no acaba aquí y crece el lujo con la presencia de leyendas mundiales como Antony Hegarty de Antony & The Johnsons, Thom Yorke de Radiohead, Eddie Vedder de Pearl Jam, Damon Albarn de Blur, Jarvis Cocker de Pulp, Stephen Malkmus de Pavement y un largo etcétera. Usando el inglés y el castellano en una unión fructífera que dará mucho que hablar porque su pronunciación es fiel a su primera etapa, cuando fue capaz de ofrecer una nueva perspectiva del idioma de Shakespeare en canciones tan enérgicas como "Aquarius', nos encontramos con títulos como "Las tirs de mais ays", donde podemos disfrutar de un honorable solo de guitarra del gran Neil Young, con el que más tarde colabora en un nuevo enfoque del villancico "Little drummer boy" (aquí titulada "Litel dramer voy pa'llá"), que en su día cantó el canadiense junto al difunto Johnny Cash, y que todo hijo de vecino conoce que es original de nuestro protagonista del post, que la popularizó bajo el nombre de 'El tamborilero', la rockera "Mister crista revereison an de mains tu libereixion", para la que consiguió reunir en el estudio a los miembros de Sunny Day Real Estate y Refused, que hacen de esta pista una corrosiva excepción ruidista, o la fascinante "Creisi trein", versión del clásico de Ozzy Osbourne, haciendo un guiño al heavy metal que tanto respeta y en el que hace un significativo dueto con el mexicano Juan Gabriel, con el que tantos gustos enfermizos comparte (de hecho dicen que el título puede ser acorde al juego que practicaron entre sesión y sesión). En los bonus tracks, tal como os contaba hace un rato, unas perlas pasadas..."Escándalous", "Ay am zat", "As ailobiu", y como no, "Mi big nait", que posiblemente irán en un cd extra con el acompañamiento como banda de apoyo de Explosions In The Sky.

Pero bueno, no todo queda aquí, como siempre que traigo una exclusiva, me hallo en disposición de liarme la manta a la cabeza y desafiando a la SGAY, voy a poner en descarga la primera grabación (sin pulir ni masterizar aún, por desgracia), que se ha hecho de todo esto. Como anécdota, destacar que en sus planes iniciales estaba previsto que figuraran los nombres de Bob Dylan (declinó la oferta porque tenía que volver al pasado para hacer un anuncio de Bankia), Bertin Osborne (con el que llegó a las manos días antes debido a desavenencias políticas...es lo que tienen las gentes de izquierdas...discuten mucho entre ellos), Tricky (se atragantó con una galleta y pasó esos días ingresado en un hospital, donde sigue un tratamiento para superar su adicción a dicha sustancia alimentaria) y Elvis Pressley, que no quiso salir de su cabaña en el bosque, para que la gente siga pensando que murió. A su vez quedó descartada la iniciativa de colaborar con Eminem, algo que apetecía mucho a nuestro héroe, pero que fue imposible porque no se pudieron poner de acuerdo en cuadrar agendas. Se conoce que en esos dias el rubiales tenia que representar a Estados Unidos en Eurovisión y andaba muy ajetreado. Una pena, Raphael tenia pensado firmar como Rap-Hael con motivo de la ocasión. Hombre de palabra, la portada es un claro homenaje al 'Nevermind' de la mítica formación de Seattle a la que tanto admiró en su niñez. El productor elegido para dar forma a todo esto, será Phil Spector, por su cordura y buen tino. Ah! como último dato reseñable, decir que a mediados de Febrero se espera la salida del primer sencillo, cuyo videoclip tendrá como protagonista el gran actor Kareem Abdul Jabbar, oscarizado en su día por su estelar papel de copiloto en 'Aterriza como puedas'. Que nivel, Maribel.

Efectivamente, todos los que habéis tenido la desgracia de leer este texto que escribí ayer con motivo de 'El día de los Santos Inocentes', habéis acertado al pensar que todo esto era una soberana mentira. Esta es mi fecha favorita dentro de las fiestas navideñas, para que nos vamos a engañar, ya que disfruto mucho la oportunidad de inventar chorradas de tomo y lomo, ya sea aquí, en casa o donde se me presente la ocasión. Un día alguien me dará una paliza por gilipichi, porque a veces llevo el tema demasiado lejos, pero en lo que aquí respecta tan solo busco que nos echemos unas risas todos. No sé si lo habré conseguido, pero me quedo contento con haber respetado tan divertida tradición y agradecido a Miguel Cierzo y Alex Palahniuk, por seguir la corriente en comentarios y a Bboyz, por haberle visto el lado jocoso a la cosa. Realmente sería un puntazo que Raphael se animara a grabar un disco de semejante magnitud, podría ser tremendo, incluso no sería de extrañar que lo hiciera. Yo lo escucharía gustoso, pero eso sí...espero que se rodee de artistas nacionales más respetables que los que yo cito, si algún día lo lleva a cabo. Espero no haber dicho nada que esté fuera de lugar en el post. Mis respetos a tan peculiar señor y una mención especial a mi querida Sra. Esmiz que una vez más ha sido mi cómplice, aportando ideas y creando una portada estupenda :D
He decidido dejar el enlace, porque ahí reuní un buen puñado de canciones del compositor de Linares (Jaén), cantadas en inglés, y creo que vale la pena echarle una escucha (sin desperdicio su pronunciación).  Si queréis repasar otros bulos de mi cosecha, a cual más tonto, dejo los enlaces que dediqué a Arcade Fire, R.E.M., Radiohead, Wilco y Pixies.

SUFJAN STEVENS

miércoles, 24 de diciembre de 2014
GLORIA: SONGS FOR CHRISTMAS VOL.VI (2006)

Ya llegó la Nochebuena, bueno, el preludio matinal de ella, donde en nuestra mayoría, durante una familiar velada devoramos como si no fuera a existir un mañana, respetando las tradiciones y tratando de disfrutar de la compañía usando como excusa estas fechas conciliadoras. No voy a dar la paliza con lo mucho que respeto esta celebración y los recuerdos que me trae, cosa que hago cada año por estas lides, sin embargo si que como viene siendo costumbre en este día, recurro a mi querido Sufjan Stevens y su particular visión indie-folk de la cultura navideña, para compartir su agradable música y un texto sobre la misma que esta vez prometo no alargar hasta la extenuación, y amenizar la espera de esa suculenta cena a todo el que entre por aquí y le apetezca llevárselo al oído mientras prepara la mesa. El divertimento favorito del artista de la invernal ciudad de Detroit (Michigan), que hasta a día de hoy lleva editados diez álbumes de villancicos, a uno por curso y que han sido recopilados en dos tandas de cinco, me parece idóneo para esta melosa jornada, así que me pongo a la faena de contar tecnicismos y curiosidades de su concepción.

El primero, cronológicamente hablando, de la segunda camada de este material conceptual y el sexto en general, 'Gloria', se puede considerar uno de los más completos del lustroso lote. Grabado en Diciembre como el resto a excepción de su antecesor, 'Noel', que se creó en Julio de aquel mismo curso, ocho temas lo componen, de los cuales la mitad son propios y la otra mitad arreglos de piezas clásicas. Rodeado de amigos, como de costumbre, el estadounidense recurre aquí a algunas de las más aclamadas tonadas de la temática.

Comenzando por "Silent night" (que aquí se conoce como "Noche de paz"), escrito originalmente en alemán hace casi dos siglos por el sacerdote católico austríaco Josef Mohr y traducido al inglés varias décadas después por el entonces obispo de Florida, John Freeman Young, un corte dulce y melódico que lleva a su terreno con suma precisión, adornos preciosos y una armonía vocal tan cálida como la chimenea que abriga cualquier hogar americano de idílica zona residencial, "Lumberjack Christmas / no one can save you from Christmases past", la primera salida de su puño y letra, una simpática canción  interpretada a coro sobre la ternura de una acústica optimista y un violín de finalidad country, con un parón de frágil belleza a mitad, donde todo suena con admirable sensibilidad, "Coventry Carol", exquisitez que cuenta con la colaboración de la estupenda Marla Hansen, que pone su delicada voz al servicio del resultado óptimo de este villancico inglés del siglo XVI interpretado antaño por gente como Sting, , John Denver, Mark Lanegan, Suzzane Vega y Tori Amos, entre otros, "The midnight clear", tirando de recursos para convertir una idea pop de tintes psicodélicos en algo que no solo no desentona con lo demás, si no que se erige en complemento idóneo, "Go nightly cares", breve relectura instrumental de una composición de John Dowland, virtuoso del laúd en la época renacentista, "Barcarola (you must be a Christmas tree)", la más inspirada del repertorio, así como la más extensa en minutaje, emotiva, grandilocuente en su espíritu, con vientos, cuerdas y melancólicas notas de piano por doquier y las polifonías floreciendo progresivamente hacía la épica comedida, y "Auld lang syne", basada en una melodía folk tradicional de Escocia musicalizando un  ilustre poema de Robert Burns, recitado por primera vez en 1788 y que cierra esta excelente faena, que os recomiendo disfrutar junto a las que le precedieron y que anteriormente puse por aquí, 'Noel', 'Hark!', 'Ding! Dong!', 'Joy', y 'Peace'.

Para esta aventura discográfica dividida como he dicho antes en doce partes, el intrépido Sufjan contó con infinidad de músicos amigos entre los que se encuentra en este disco concreto, los hermanos Bryce y Aaron Dessner (ambos en los majestuosos The National), C.J. Camarieri (habitual trompetista de Fatboy Slim y ocasional de Beck y Dirty Projectors), Sayard Egan (corista de Phosphorescent, Ramona Falls y Castanets), Sonya Hofer, Gabriel Kahane (que cuenta con tres interesantes discos en solitario), Clara Klaus, Nathan Lightgow (bajista de Inlets), el sensacional violinista francés Olivier Manchon, Cat Martino, James McAllister, Richard Reed Parry (miembro de Arcade Fire y Bell Orchestre), Raymond Raposa, Sebastian Krueger, Elin, Ida y Lily Smith (trío familiar que forma parte de los excitantes Danielson), Alex Sopp (flautista esporádico de The National), Rosie Thomas (muy recomendable su carrera como solista, también), Brian Wolfe (batería de My Brightest Diamond) y la antes mentada Marla Hansen (violinista de Jens Lekman y con un fabuloso álbum publicado bajo su nombre, en el mercado).

VILLENEUVE

miércoles, 3 de diciembre de 2014
FIRST DATE (2005)

Ante la paupérrima propuesta televisiva con programaciones sosas o directamente vergonzosas con programas de cocina, reality shows, aburridísimos debates políticos en los que periodistas de ideología dispar pero bien clara despotrican contra todo, tertulias futbolísticas de atroz fanatismo, películas repetidas hasta la extenuación y series nacionales de argumento mascado, a la cabeza, he hecho algo que va en contra de mi religión...he apagado la caja tonta, y descartando la idea de ponerme a empezar un libro que me dejaron hace tiempo y que me ha dado pena ver con un dedo de polvo en su cubierta o ver algún episodio, documental o partido de basket clásico en el ordenador, me ha parecido un buen momento para escribir en el blog, con la manta dándome calor y la mera compañía de la luz de la mesita de noche para dar un ambiente idílico a la escucha del disco del que voy a soltar prenda. De hecho creo que ha sido una de las mejores ideas que he tenido siempre, porque me siento muy a gusto a esta hora, no se oye un alma en la calle y el ambiente es relajado para hacerlo. Evidentemente, el álbum elegido para la ocasión, sirve de hilo musical a este plácido espacio haciendo que todo sea todavía más grato.

Un disco de esos que no siguen una corriente concreta, cuyo sonido ha cobrado mas valor con el paso del tiempo y que a pesar de que no se puede considerar un éxito visto en perspectiva, apuesto a que sentará muy bien a cualquiera que quiera llevárselo al oído sin prejuicios. Sigue fresco casi una década después de su edición, y a pesar de que este proyecto encabezado por un solista de origen galo que reside en París (Francia) y varios músicos de acompañamiento elegidos para la ocasión, se ha mostrado poco prolífico hasta el momento, editando a cuentagotas (un Ep y dos Lp's, avalan su trayectoria) y sembrando la duda sobre su continuidad por el creciente protagonismo de Team Ghost, como preferencia artística de este hombre, y los cuatro años que han pasado desde su último lanzamiento, es bueno reivindicar su valía en la actualidad. 

Una considerable parte de la escena pop francesa, especialmente cuando se trata de proyectos unipersonales, suele decantarse por el eclecticismo como discurso y Benoît De Villeneuve, nombre del compositor y músico que asume la autoría de esta obra, confirma esa regla.  En 'First date', cocina y sirve un suculento plato combinado para comensales que aprecian la electrónica bailable, el power pop, las melodías ingrávidas, los acercamientos al r'n'b y los arreglos de cuerda dramáticos. Fue este su largo de debut y posiblemente su trabajo más emblemático, sobretodo porque contiene un par de caramelos efectivos, pero en realidad es un disco bastante redondo que juega con los estribillos cálidos y los ritmos pegadizos.

Conocido por sus colaboraciones con sus populares paisanos de M83 y el respetado (al menos en el país vecino) productor y dj, Agoria, aquí exprime todas sus ideas hasta llevarlas a otro nivel, concebiendo un pop exquisito de texturas digitales. Grabada y mezclada con un ordenador PowerBook 4G Titanium de Apple, esta 'Primera cita', contó con voces femeninas amigas como principal baluarte. Unas participaciones que dotaron de mas cuerpo a unas canciones que ya de por si inspiraban una luminosidad accesible. Catorce deliciosas piezas con el synth pop de "Oh No", esa joya en la línea de I Am The World Trade Center, y "Plus Vite que le Temps", con la bella voz de Pat Deziel, como estrellas absolutas de la función, pero como exquisiteces complementarias tan disfrutables como"Mercury", precioso inicio con la profundidad enternecedora de Mélanie Pain (una de las cantantes de los ilustres Nouvelle Vague, que canta la mayoría de temas del lote) al micrófono, un corte al que no falta de nada, navegando entre el pop barroco con esos violines y flautas, y la indietrónica del sello Morr Music, como si fuera la respuesta afrancesada al discurso germánico de Lali Puna o al británico de Lamb, "The falling", convincente paseo por la pasarela del downtempo y la bossanova contemporánea de reminiscencias jazzísticas, trayendo a la memoria tanto a Everything But The Girl como a The Cinematic Orchestra, "Tomorrow.|.Never", suave e intimista, con la mera presencia de unos sonidos sintetizados sutiles y un vibráfono en la línea del Yann Tiersen más reposado, "Words are meaningless", fascinante cambio de registro con un tono robusto casi recitado en spoken word, del que imagino se encargó el propio Benoît, una instrumentación firme, una armonía dimensional y unas guitarras a tiro de piedra del dream pop pero también del slowcore, "Things are gonna change", sin duda su hit inmediato por antonomasia, con la presencia de la semidesconocida Suzzane Thoma, que le da un colorido elegante y glamouroso a su condición de pista capta-audiencias, "Sport hit paradise", delicia coral que se aproxima con sigilo a las coordenadas de Ms. John Soda con ese compás trotón y esos excitantes juegos vocales, "Men like you", en la que entra a competición la inmediatez eléctrica acercándose a los parámetros del rock alternativo, con un trepidante duelo vocal con Janice Andrade, cantante de origen canadiense asociada al funk, estilo que prevalece en esta canción, por cierto, y "Nameless", melancólica despedida instrumental de gélida tempestad.

Un disco formidable que Benoît De Villeneuve barnizó con su pericia, junto a las interesantes compañías mentadas en el texto y con la ayuda en tareas de producción de Cédric LeRoux, J.P. Chalbos y TomKz. Publicado por la prestigiosa [PIAS] Recordings, la portada del álbum refleja el cartel promocional de la película de 1976, 'La Marge', con una imagen de la actriz principal de dicho filme, Sylvia Kristel, que fue mito erótico de la época por interpretar el personaje protagonista de la saga 'Emmanuelle' , y que falleció hace escaso tiempo.

UMA TOTORO

martes, 28 de octubre de 2014
ENERGÍA SOLAR PARA TORTUGAS GIGANTES  (2014)

A las 6 de la madrugada del pasado Jueves, encontré el momento idóneo para disfrutar en todo su esplendor, del que quizá sea el disco que esperaba con más anhelo de entre todos los que tenía conciencia que iban a ver la luz este año. 'Energía solar para tortugas gigantes', tercera referencia del dúo de Buenos Aires (Argentina), Uma Totoro, estaba a disposición de sus seguidores desde hacía ocho días y un servidor ya le había dado un buen puñado de escuchas, pero en la fresca noche otoñal, con el silencio comatoso de la ciudad despertando, los focos de las farolas iluminando a medio gas, y las persianas de los comercios rompiendo con el ensordecedor ruido la calma de la primera hora, me supo a gloria para encontrar ese punto intermedio que necesitaba para conectarme sin necesidad de que eso supusiera salir de un estado de pureza relajante acorde a la rutina de iniciar una jornada laboral intensa. Iba a afrontar diecisiete horas de faena divididas en dos turnos con un breve intervalo de media hora, así que necesitaba algo enérgico para mis oídos al despertar y darme el paseo de mi casa a la estación de tren donde tenía que efectuar mi labor, pero a la vez, también requería un poco de variedad en el discurso sonoro a elegir, con lo que no dudé en reproducir esta joya, porque Fran y Abrahin, han conseguido parir ocho canciones enormes que destacan sobretodo por la virtud de ir más allá en su desarrollo, influencia y ejecución, alcanzando una madurez extraordinaria.

Sin desmerecer en absoluto sus dos anteriores plásticos, 'Uma totoro' y 'Aparatos que median entre la realidad y el hombre', el que nos ocupa raya un escalón por encima en sentido ecléctico. Se atreven a darle un matiz electrónico más explícito, el post-rock, el kraut y su característico noise-dance, siguen ahí, como géneros predominantes, pero en democracia con una brecha abierta para que entren en juego otros estilos e incluso una sensibilidad acústica que les va como anillo al dedo. Canciones con más músculo cerebral, sin dejar aparcada esa distorsión abrasiva que inundaba sus antecesores y una accesibilidad mayor como razones de peso para confirmar este álbum como el mejor de su discografía. Sin embargo, si algo resalta en este nuevo paso es que a pesar del cambio, hay una fidelidad a su manera de hacer las cosas, pues seguimos reconociendo a la primera que es una obra que lleva su firma distintiva. Uma Totoro siguen sonando a ellos mismos, con referencias reconocibles a abiertas a la percepción de cada uno.

Cuando tuve acceso a sus recién estrenadas composiciones, reconocí su sello personal desde la primera nota. "Yo tengo pájaros", inicia la faena. Un ritmo próximo al drum 'n' bass con una guitarra de línea hipnótica y punzante, que me trajo a la memoria a los asturianos Manta Ray, un corte que abre la veda de los excelsos giros estilísticos, con ese volantazo a mitad que sobre atmósferas etéreas emula a los más granados Flying Saucer Attack, dejando caer por encima una descarga ruidista, una clara declaración de principios para comenzar. A continuación, entra esa intro imponente con un recitado vocal de la película de ciencia ficción japonesa 'Invasion of Astro-Monster', en el que se advierte de que lo que viene puede herir sensibilidades auditivas si no se está preparado de antemano, pero que a los concienciados sienta de maravilla por esos primeros compases dignos de los más ilustres del post-punk como Joy Division (ese bajo parece deudor del que se escucha en "Transmission"), para derivar después en una creación cien por cien genuina, "Lobotomóvil", breve pero asfixiante, espectral, futurista diría incluso, una pieza evocadora que usa un extracto de una entrevista concedida por el científico Stephen Hawking, en la que abruma con sus palabras, y que ellos cubren con capas digitales para darle un enfoque mucho más dimensional, "Incidente Roswell", posiblemente mi favorita del lote, por suponer la enésima vuelta de tuerca a su afán experimental y su facilidad para seguir reuniendo todos los ingredientes que definen la marca Uma Totoro, sin importar que explore otros caminos diametralmente opuestos, una pieza férrea en algún lugar entre Animal Collective y Atoms For Peace, repleta de fiereza tribal y apoyada en una base espacial que encajaría en los primeros títulos de Death In Vegas, "Bombyx Mori", sorpresa mayúscula por que en ella mutan en una banda distinta sin abandonar tampoco su esencia, una pista que se puede definir como un cruce loable entre Yann Tiersen, Godspeed You! Black Emperor, la cara acústica de Radiohead y el lado folk de The Dirty Three, "El sol rebota en los peces", más carnaza acústica con destellos electrónicos, acordes cercanos a Explosions In The Sky y un leve coreo inédito hasta el momento, "Al calor de las máquinas", donde resalta su ya habitual sentido del humor encubierto, al oírse durante su minutaje el lema 'Usted puede utilizar este champú para ser una buena esposa americana', procedente de un par de anuncios publicitarios televisivos de los años 60, en la que probablemente sea la mejor del repertorio o cuanto menos la más directa, y "Costa de Marfil", sobrada de elementos, estirada hasta sobrepasar los diez minutos, golpe en la mesa para confirmar que su nombre debe traspasar fronteras, porque solo los grandes osan concebir y defender una imaginario tan locuaz y terminarlo de esta forma, por la puerta grande a cabeza alzada y con un final para el recuerdo con esa interesante anécdota contada por el psicólogo Carl Gustave Jung, para clausurar el disco. Que grandes son!

Fran Fourcade y Abrahin López compusieron e interpretaron (tocando guitarras acústicas, guitarras eléctricas, bajos, sintetizadores, teclados, violines, voces, metalofones y hasta un secador de pelo en estéreo), y Nicolás Castello (con quien además llevaron a medias las tareas de producción), grabó, mezcló y masterizó este artefacto entre Junio y Julio de este año en el estudio de El Espectral. El arte de tapa y diseño corrió a cargo de Victoria Celestino y Manuel García Tornadu, y dicho todo esto solo me queda recomendados la escucha desde su bandcamp.

http://umatotoro.bandcamp.com/

WOODEN SHJIPS

viernes, 10 de octubre de 2014
DOS (2009)

Noche tranquila, de temperatura agradable, casi hasta demasiado buena para estas fechas otoñales, pero a mi me encanta que se retrase el frío, que luego llega el invierno y se hacen muy largos los días a causa de las inclemencias del tiempo. La cosa es que en veladas tan idílicas como esta, uno se siente relajado y bien despejado de mente, y ahora mismo estaba en tan buena calma que me ha parecido idóneo comenzar una entrada sobre alguna de las bandas que he ido escuchando a lo largo de la semana, la cual he ocupado en disfrutar de como sonaban algunos de los discos que eran desconocidos para mi de entre los seleccionados como imprescindibles en las listas que confeccionaron varias de las personas cuyo gusto musical respeto más, en una publicación común de esas que se convierten en amena tertulia. Sobre la pista de esta banda concreta me puso el inefable Fran Fourcade, mitad de los contundentes e infinitamente recomendables Uma Totoro, que los citó entre sus preferencias y despertó con ello mi apetito voraz por el material del cuarteto de San Francisco (California), pero sobretodo por el álbum que mencionó de ellos, este intenso 'Dos'. Había leído su nombre en alguna revista musical independiente que otra y creo recordar que también en el cartel de algún Primavera Sound, es más, apostaría que fue en la edición de hace cinco años e incluso alguien de mi cuadrilla planteó ir a ver su actuación, pero como digo no estoy seguro y me da pereza comprobarlo. La cosa es que me han encantado y por eso voy a dar la brasa sobre ellos un ratito por estos lares.

Formados a mediados de la pasada década, su sonido experimental y minimalista que bascúla entre la psicodelia y el space-rock, se ha visto fraguado en tres álbumes de larga duración y un Ep, que han mostrado un potencial que les aleja de los referentes que se suelen asociar a las bandas actuales que practican su estilo. The Flowers Of Hell, Spacemen 3 y Comets On Fire, serían las presuntas fuentes de inspiración para cualquier artista que quisiera verse metido en el amplio abanico del alucinógeno género que puebla la actualidad, pero su propuesta no es tan fácil de clasificar y acoge sin prejuicio un eclecticismo en sus composiciones que les acerca más a clásicos contemporáneos inconformistas como Suicide, The Velvet Underground, The Doors, Soft Machine, Loop o Guru Guru. Elementos del krautrock, el acid-rock y el progresivo de los 70's, resaltan en un característico fragor de clara filiación lo-fi, donde priman los despliegues instrumentales, sin preocuparse de alargar un corte más de la cuenta hipnotizando al oyente entre marañas de distorsión robusta. Por ello se entiende que el notable sello neoyorquino Thrill Jockey, hogar de máquinas de ejecución quirúrgica del nivel de Tortoise, Trans Am, Matmos o The Sea And Cake y de revitalistas del olvido como Future Islands y Tunng, les echará el lazo hace unos años.

El que fue su segundo trabajo de extenso minutaje, prescinde de estrofas y de voces salvo como simple añadido, y se regodea en el ruidismo repetitivo como telón de fondo y como coartada para sus maniobras de evasión eléctricas. Una apisonadora de drones, riffs y acordes musculosos que quizás no sean aptos para todo tipo de paladares, pero si para todo aquel que disfrute con grupos como Boris, Japandroids, Psychic Ills o Working For A Nuclear Free City con los que comparten códigos de conducta. Por alguna razón son una de las bandas favoritas del inclasificable cineasta Jim Jarmusch, tal vez porque al igual que el de él, su ideario es complicado de digerir (aunque la manera de llevarlo a cabo es totalmente opuesta), pero cuando te sumerges en su personal y genuino mundo no quieres volver al tuyo ni al de otros, al menos durante el tiempo que dura el efecto de este extraño chute de adrenalina que proponen.

'Dos', es enrevesado, constante, insistente, plomizo me atrevo a decir, pero mágico. Engancha, no sé si de buenas a primeras, pero a la larga, cuanto menos, lo acaba haciendo. Lo veo como la enésima vuelta de tuerca a la psicodelia, una reinvención de sus quehareceres con huecos gigantescos en sus paredes para que entre una balsámica luz de marcadas melodías pop envueltas de ritmos rockeros. Abren la lata con "Motorbike", un zumbido atroz, una línea vocal espectral, unos golpes de batería certeros y una colisión de guitarras retro, con el bajo y el órgano como protagonistas de la función, para un corte que recurre a las artes del punk-rock garagero estadounidense de principios de los 80's, "For so long", que a mi particularmente me recuerda a los Yo La Tengo más oscuros, a esas canciones de los de Hoboken (New Jersey), que se van por los cerros de Úbeda y se antojan deliciosamente interminables, logrando que el receptor pierda la noción del tiempo, "Down by the sea", afilada y desgarrada pieza, en la que parecen invocar el espíritu de The Stooges y del movimiento Detroit, en general, tensando la cuerda hasta sobrepasar los diez minutos, con una explosión final que haría palidecer a los mismísimos Jon Spencer Blues Explosion, "Aquarian time", épica creciente que se agranda hasta abrir surcos en el cielo, con la presencia adictiva de un órgano que evoca fantasmas del pasado, y lo mejor como clausura, esa brutal "Fallin'", que recoge de lo mejor de lo aprendido a base de consumir las discografías de todos los citados (y también la de Devo) y elevarlas a los altares, creando una canción redonda.

Wooden Shjips son Erik 'Ripley' Johnson (que también cuenta con un proyecto paralelo junto a su esposa, Sanae Yamada, llamado Moon Duo), Dusty Jermier, Nash Whalen y Omar Ahsanuddin.