domingo, 20 de noviembre de 2011

THE MOOG

SOLD FOR TOMORROW (2007)

Ya que me la trae totalmente al pairo quién leches gane las elecciones, pues hace tiempo que perdí la fe en esos mangantes que nos ponen al frente, y no pienso ni molestarme en rellanar la papeleta de marras, me vengo una vez más a escribir un poquito sobre música continuando la buena racha de entradas que llevo últimamente (por cantidad, no por calidad, que eso ya es otra historia que debéis juzgar vosotros). Me viene de gusto seguir con otra banda de las que aparecen en la serie de la que os hablaba ayer, así que me dispongo a ello de la mano de este cuarteto de Budapest (Hungria).

A menudo definidos como una copia exacta de The Strokes con alguna pincelada de The Hives, yo que creo que es un tanto injusto hablar de cualquier banda como una mera réplica, quiero defender la propuesta de estos muchachos, pues si bien es cierto que el discurso de los neoyorquinos y los suecos es un indiscutible punto de referencia a la hora de definir su sonido, considero que limitarlo a ello sería casi hasta indecente. Fueron el primer grupo de su país en firmar contrato con un sello estadounidense (MuSick) y bajo su amparo han grabado dos álbumes de estudio de los cuales este fue el primero.

Compañeros de pupitre en la escuela secundaria, comenzaron su andadura tocando versiones de Placebo, Nirvana y Led Zeppelin en un cochambroso local de ensayo hasta que llegados a la madurez decidieron probar suerte componiendo temas propios, mandando su maqueta a varias discográficos. Sonó la flauta pues en poco tiempo ya estaban en Seattle (Washington) grabando 'Sold fot tomorrow' con el ilustre productor Jack Endino a los mandos.

El resultado un disco rockero sobre el que planea el espíritu sesentero de The Beach Boys y The Beatles, el ritmo punk-rock setentero de Blondie o los Ramones más accesibles y el desenfado eléctrico de Mando Diao. Un disco interesante que no descubre la sopa de ajo pero que sienta de maravilla si te dejas enredar por sus tejidos de felicidad comprendidos en corte tan amenos como el inicial "Your sweet neck", radiantes guitarras, adrenalítico tempo y melodía subliminal acercándose por momentos a los Kaiser Chiefs de 'Employment', "Everybody wants", quizás la que guarda más similitudes con la banda de Julian Casablancas y compañía, sobretodo con su época primeriza cuando cautivaron con su puesta de largo, "I don't you want you now", muy ramoniana, de hecho me viene a la memoria aquel genial "Believe in miracles" perteneciente al formidable 'Brain drain' disco que por cierto fue el que más me gustaba de aquellos viejos zorros que revolucionaron el punk americano en su momento, "I like you", un tema precioso con una melodía muy cálida y optimista no exenta de ternura, "Never hide!", haciendo crujir el bajo en su comienzo al tiempo que aparece una línea repetitiva algo tiznada de pasión melancólica, "If i died", jugando con las polifonías a coro limpio con un teclado moog (como no! y más sabiendo que la popular marca les obsequió con uno como compensación de utilizar su nombre añadiendo un artículo delante) que brinda una atomósfera la mar de propicia, "Anyone", donde la grave voz se apodera de unos compases que flirtean con el vals de un modo introvertido, "Survive", mi favorita del lote por su enérgica definición y su estribillo poderoso, además de por ser la que más escuchada tengo a raíz de su aparición en el segundo capítulo de 'Shameless' (si, la serie con la que os he dado la paliza estos días), "Goodbye", elástica, saltarina, trotona, luminosa y fulgurante hasta conseguir que baile el menos pintado, y "Xanax youth", un corte largo que supera los siete minutos, dejando el asombro por ver que tan bien se desenvuelven con soltura en los desarrollos prolongados, aunque todo hay que decirlo, al final se sueltan la melena con dos minutos borrascosos de distorsión psicodélica, haciendo que los instrumentos crepiten.

Para pasar unos instantes de deleite sin prejuicios que impongan la comparación odiosa me parece un disco ilusionante así que os recomiendo probar a escucharlo con la mente abierta, los ojos bien abiertos y los oídos relajados. Tonyó Szabó, Gergő Dorozsmai, Ádi Bajor, Miguel György y Csabi Szabó son The Moog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada