lunes, 10 de octubre de 2016

BRENDAN CANNING

SOMETHING FOR ALL OF US... (2008)

El otro día estuve pensando en la gran cantidad de bandas que hay de mi agrado que dejan mucho espacio de tiempo entre la publicación de un disco y otro o que al menos así están funcionando últimamente. Dentro de esa consigna hay dos grupos, los que han dado señales de vida en los últimos meses saciando mis ganas de escuchar material nuevo por su parte (Los Planetas, Band Of Horses, Big Big Love, Tommingun, José González, Nueva Vulcano...), y las que llevan más de un lustro sin dar señales de vida en cuanto a publicaciones propias se refiere (The PonysPortishead, The Shins, Tool, Fleet Foxes, A Perfect Circle, Bright Eyes...), y es en este último donde se encuentra una de mis favoritas indiscutibles, Broken Social Scene, que desde la salida a mercado de su álbum homónimo y el formidable 'Forgiveness rock record' dejaron pasar un lustro y no contentos con esa canallada llevan un hiato discográfico que se ha prolongado los últimos seis años sin que haya noticias del sucesor del Ep, 'Lo-fi for the dividing nights', publicado meses después del mentado cuarto trabajo del colectivo canadiense. Ante tal tesitura supongo que a los seguidores de artistas con este método no nos queda de otra que vivir de su pasado y acudir a sus viejos plásticos, aunque quizá en mi caso me esté quejando de vicio porque también hay otros combos que me encantan que de un tiempo a esta parte van a disco por año o incluso más (Beach House, Guided By Voices, Bigott, Wilco, The Brian Jonestown Massacre, Deerhunter...) y eso siempre sirve de consuelo. En cualquier caso, en lo que se refiere a BSS, hay que decir en su defensa que ente medias de sus visitas al estudio han dado el do de pecho en sus otros proyectos y de alguna manera han contentado a sus adeptos con el lanzamiento de las obras en solitario de sus dos cabezas visibles, Kevin Drew y Brendan Canning, ejerciendo como banda de apoyo. Del debut de éste último quiero escribir en esta entada.

Segundo y último (por el momento) capítulo de la serie 'Broken Social Scene presents...', estos once cortes del vocalista, músico y compositor de Toronto (Ontario) no se alejan apenas de lo ofrecido con su banda de origen, pero si que brillan con luz propia. El sonido característico fluye en parte por la presencia de todos sus compañeros de grupo, pero la diferencia la marca el hecho de que aquí él se encarga de imponer su criterio a la hora de elaborar. Veterano de la escena indie-rock del país de la hoja de arce, Canning estuvo antes en otras historias tales como Blurtonia, Len, hHead y By Divine Right hasta que se asentó como miembro fijo de la multitudinaria máquina sonora que cubrió su faena aquí, aparte de divertirse a tiempo parcial con Valley Of The Giants y Cookie Duster en los ratos libres que le han dejado las giras y las visitas al estudio de grabación. Hay que decir que este fue su debut oficial, pero desde entonces ha sacado dos álbumes más al mercado, los muy recomendables 'You gots 2 chill' y 'Home wrecking years' que aún está recién salido del horno porque fue puesto en circulación hace menos de dos meses, pero me quedo con este porque la compañía (ausente en las dos siguientes entregas de su discografía como solista) le da un plus inmejorable.

En unos escasos cuarenta y ocho minutos, nuestro protagonista del post de hoy, líquida una labor que ejecuta sin fisuras, de forma ecléctica y efectiva, comenzando por la pieza titular del disco, "Something for all of us..., que parece afinar la puntería en sus primeros segundos, poniendo todo en orden y arrancando como el motor de un viejo tractor John Deere en día de labranza, emulando el característico deambular de Broken Social Scene (su sombra planea tan intermitente como inevitable) en la percusión, las guitarras y las base rítmica en general, y con el siempre atractivo timbre vocal del espigado rubiales de poblada barba, que ya nos conquistó cuando asumió el cometido en canciones de su banda madre tan deslumbrantes como "Stars and sons", "Chameleon", una autentica maravilla de esas que van añadiendo matices y elementos sobre la marcha, tranquila, emocional, con los vientos flotando sobre atmósferas paisajísticas de atardeceres prominentes, "Hit the wall", retorno al desgaste de las rasgadas cuerdas y los parches repicados, un cañón rebosante de pólvora electrificada, "Snowballs & icicles", donde se convierte en una suerte de trovador psych-folk de explícita similitud con Elliott Smith, "Churches under the stairs", despertar enérgico tras la obligada parada en el motel de la belleza acústica para reponer fuerzas y desconectar del asfalto, una muestra más de lo bien balanceado que está el repertorio de este álbum, yendo de la paz al furor constantemente, y en la que cede el micro a su colega Kevin Drew, "Antique bull", en la que hay una cesión de responsabilidades vocales, haciéndose cargo su amiga Lisa Lobsinger, para llevarla a un terreno deliciosamente pop pero con unas pinceladas de rock alternativo que recuerdan a las The Breeders más condescendientes, "All the best wooden toys come from Germany", breve corte instrumental de curioso título a medio camino entre Bell Orchestre y K.C. Accidental, "Possible grenade", recobrando el nervio y aproximándose a Roger Waters en el tono melódico, mientras rugen los riffs en un tema que acaba guardando las apariencias con el grunge solo hasta cierto punto, y esa cálida y contemplativa "Take care, look up", en la que sobrevuela el espíritu de Dennis Wilson, cuando desde la discreción brilló al margen de The Beach Boys con el formidable 'Pacific ocean blue'.

El bueno de Brendan estuvo apoyado en el estudio por la práctica totalidad del colectivo Broken Social Scene formado por Ohad Benchetrit (también productor, ingeniero y compositor, además de miembro fijo de Do Make Say Think y colaborador de The Hidden Cameras y Akron/Family entre otros), Jason Collett (con una asentada carrera en solitario y otrora bajista de K.C. Accidental, amén de músico recurrente en discos de Zeus, Bird y Cowboy Junkies), Amy Millan (cara visible de Stars y cuyo nombre aparece en composiciones de Porter Robinson, Gomez, Montag...), Kevin Drew (del que cabe destacar sus dos maravillosos trabajos a solas y su presencia en obras de J Mascis, Chikita Violenta, Feist, Wayne Sleep, k-os...), Sam Goldberg (fijo en Mist y Uncut), Kevin Hearn (desde tiempos inmemoriales en Barenaked Ladies e incorporación de lujo en el último de Violent Femmes), Lisa Lobsinger (cantante de Reverie Sond Revue que aparte ha prestado su delicada voz en material de The Posies y Shad), Liam O'Neill (multiinstrumentista de prestigio reclamado por gente como King Of Leon, Simple Plan o Hayden), Evan Cranley (componente de Stars y presente en álbumes de Metric, The Dears, Black Diamond Day, The Besnard Lakes, The Stills...), Justin Peroff (batería de Buck 65), James Shaw, Elizabeth Powell (antiguo bajista de Mascott y que desde hace años se dedica principalmente a la producción), Chris Seligman (esporádico en Young Galaxy y Hopeful Monster), Andrew Whiteman (líder de Apostle Of Hustle, The Bourbon Tabernacle Choir y Red Tide Rising) y Fionna Stewart (alma mater de Rock Plaza Central). También pasaron por allí otros músicos como Bill Priodle, John La Magna, Julie Penner (violinista de The Weakerthans, The Deadly Snakes y Lullaby Arkestra) y Rebecca Brenner.

https://www.youtube.com/playlist?list=PLUSRfoOcUe4Zor6rNdglA_12m0hq9bqMu

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada