martes, 6 de septiembre de 2011

THE BLACK HOLLIES

SOFTLY TOWARDS THE LIGHT (2009)

Una refinada atracción por el pop piscodélico inglés de los 60's, el rock 'n' roll americano de los 70's, el space-rock deudor de los inicios de Black Sabbath que tan en boga estuvo a finales del pasado siglo, el noise noventero y el garage menos sudoroso. Esos son los ingredientes que juntan en este proyectil auditivo los cuatro muchachos de Jersey City (New Jersey) que suelen responder al nombre de The Black Hollies. Su tercer y último asalto hasta la fecha supone su primera gran bofetada a los que crían la fama mientras ellos con discreción y eficacia cardan la lana, una textura que sirve de cálido manto para unas canciones brillantes que salen de las entrañas, evocando atmósferas etéreas sin salirse de la realidad.

Este es un disco que completa un cambio radical en la trayectoria del setenta y cinco por ciento del grupo, pues desde sus tiempos como músicos de los extintos Rye Coalition, nuestros protagonistas han ido evolucionando (o involucionado dependiendo del gusto de cada cual) de aquel contundente post hardcore que practicaban en los principios de aquella banda, al hard rock de su álbum de despedida, para establecer de forma definitiva su sonido dentro de las coordenadas citadas en las lineas iniciales de esta escrito en los trabajos de su nueva aventura, cerrando de ese modo su lavado compositivo.

'Softly towards the light', pule de alguna manera también ese hecho, ya que varía bastante lo mostrado en sus dos anteriores lanzamientos, mucho más carnosos y guitarreros en detrimento de cualquier capa pop aquí notaria. Más cerca de The Who, The Pretty Thongs, Small Faces y The Yardbirds que de The Brian Jonestown Massacre, Sun Dial y The Warlocks, pero sin perder por ello cierta actitud atemporal, las piezas que podemos escuchar en este larga duración son impecables, comenzando por la apertura "Whispers beneath the willows", con una base rítmica que parece prestada (al menos en el riff) del 'Hit the city' que cantó PJ Harvey a medias con Mark Lanegan o mejor dicho a la inversa, puesto que el tema en cuestión pertenecía a un álbum del ex-Screaming Trees, un corte excelente que inicia con fuerza este viaje retrospectivo, "Paisley pattern ground", seductora en su exposición, estribillo pegadizo al son de una instrumentación machacona puramente rockera, mezcla ideal para que entre directa al corazón, "Under a winter's spell", descarado pop bealteliano, de hecho su devoción por la mítica banda de Liverpool (Inglaterra) se manifesto de lleno con su aparición en un tributo a Paul McCartney, "The autumn chateau", otra dosis añeja fosilizada en notas coloridas cargadas de psicodelia ácida, "That little girl", cercana a los Jon Spencer Blues Explosion más relajados dentro de su propia impetuosa energía, una pista que une melodía y tradición garagera, "If you won't let go", la sombra de The Kinks con un toque de guitarras que cuadrarían con el estribillo de "Hello, i love you" de The Doors, pero que poco a poco acoge su personal identidad, "Running through my mind", mi favorita del conjunto por su sobriedad y ese compás tan road movie que incluye el hipnótico sonido de una harmónica, además de su parecido razonable con el ilustre y requeteversioneado "Baby please don't go" de Big Joe Williams, "Patient sparrow", no podía faltar un corte con sitar en un disco de estas características, y "Tell me what you want"ese divertido y bailable 'bonus track' que cierra esta magnifica obra.

The Black Hollies son Justin Angelo Morey, Herbert Joseph Wiley V, Jon Gonnelli y Nick Ferrante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada