viernes, 4 de septiembre de 2015

FLOODLOVE

FLOODLOVE (2014)

Sin tiempo para asumir el cierre del paréntesis vacacional, me siento a escribir sobre uno de los discos que más he escuchado este verano que en poco más de un par de semanas se apagará por completo. Ya comenté lo mucho que me sorprendió y gustó el debut de este solista nacido en Austin (Texas), pero afincado en Los Angeles (California), en la lista con mis recomendaciones del pasado curso y lo cierto es que ya por aquel entonces pensé que tarde o temprano me picaría el gusanillo de dedicarle una entrada íntegra. Algo tiene de bucólica esa parcela de suelo texano porque tanto en la música de este artista como en la de algunos de sus vecinos y compañeros de profesión tales como Explosions In The Sky, Balmorhea, Ola Podrida, The Shivers o White Denim, se vislumbra un cierto halo rural que a mi personalmente me resulta recurrente cuando ando de relax por mi tierra de origen, apreciando el aire puro, la belleza de los silenciosos parajes montañosos y la tranquilidad de los campos frutales. Así he pasado estos días, como viene siendo habitual los últimos años en su recorrido estival, dosificando el cuerpo, alejando el recuerdo de las juergas juveniles y explorando nuevos caminos sin explorar, paisajísticamente hablando. La propuesta que os traigo hoy me ha acompañado en varios de esos momentos a un volumen moderado, enredando las emociones con lo visual y el paladar con el sentido auditivo. Creo que a base de escucharlo he llegado a la conclusión de que este álbum de título homónimo fue uno de los cinco mejores que se publicaron el año pasado, al menos en lo que respecta a mi humilde gusto. Lo tiene todo, delicadeza, nervio accesible, frescura, honestidad y calidad. Se escucha del tirón sin quedar saciado y su paleta de influencias queda en segundo plano cuando se advierte que se a creado un entorno sonoro alrededor de ellas tapando su efecto y derivando en un tratado portentoso que encuentra su senda personal.

Tras su marcha de la recomendable banda de Ellicott City (Maryland), The Dangerous Summer, por desavenencias con el líder del combo, A.J. Perdomo (quien poco después puso punto y final a este proyecto que cabalgaba entre el emocore noventero, el pop de tintes punk y el rock alternativo), Cody Payne, el tipo que se esconde tras el alias de Floodlove, decidió volar en solitario para crear sus propias canciones sin cortapisas de ninguna clase y fueron tales el énfasis y la liberación que en pocas semanas tenía cerrado el que iba a ser su debut discográfico bajo dicho pseudónimo. Su contenido se orienta más hacía el indie rock y el dream pop, prevaleciendo el gusto por las atmósferas y las guitarras ensoñadoras de aires cristalinos, con poderosas percusiones y una base rítmica deslumbrante. Citando como referencias a los franceses Phoenix, los psicodélicos Mgmt y el genial Youth Lagoon, uno se pregunta si esa afirmación responde más bien a su gusto y no tanto a lo que le inspira a la hora de componer, puesto que el resultado va más allá de lo que ofrecen ese trío de ases que sin embargo quedan un poco lejos de lo que nos brinda este inquieto estadounidense en lo que a capacidad de canalización se refiere. Las ocho canciones del primer trabajo de nuestro protagonista del post del día, calan bien hondo, dan la impresión de haber sido ideadas por una mente privilegiada a la que le es fácil rozar la perfección y que en sus planes reina un noble propósito que no es otro que llegar a cuantos más oídos mejor.

Una muestra inequívoca de ello es el hecho de que para la salida al mercado de este plástico recaudó fondos entre todo aquel que quisiera adquirirlo a modo de donación. Con lo que la gente pagaba de manera altruista, pudo cumplir sus deseos y cubrir gastos a la vez que el personal recibía una copia y su nombre impreso en los agradecimientos de los créditos, algo que no estoy explicando muy bien debido a mi torpeza para expresarme pero que aquí se detalla muy bien. Por supuesto consiguió su objetivo merecidamente y con creces y las piezas que iluminan las paredes de esta habitación con vistas a la gloria ambiental pueden ser disfrutadas a perpetuidad como legado de una buena acción. Un acierto general que no obstante se eleva a los altares por la magia de su corte inicial, la esplendorosa "The long goodbye", a mi modo de ver las cosas en perspectiva, muy posiblemente, mi joya favorita del pasado curso, una preciosidad que se manifiesta nítida y progresiva aumentando la sensación de bienestar que se mantendrá en el resto del minutaje porque no decae merced a otras delicias como "Love buzz", con una leve delicadeza por lo acústico pero sin perder un ápice de fuerza en la superficie y entonando a las mil maravillas, con una melodía tristona, íntima, cargada de coros transparentes, "Echo", una extraordinaria pista con unos acordes en bucle que crean adicción haciendo honor al título y un falsete que adorna las estrofas dejando un colorido de inocencia adolescente, "Underwater", que flirtea con el mensaje de sus conciudadanos de Mineral, asomándose al pop de armonías surgidas del corazón, "Wait for it", donde siguen brillando esas baquetas de golpe certero y esos efectos sonoros que posiblemente provengan de teclados y pedales, "21", la más veloz del lote y las más animada también, un píldorazo que podría encajar en el concepto de Snow Patrol o The Promise Ring, en un claro ejemplo de su variedad estilística y su apertura de miras, "Go wrong", sin duda la más adicitva de sus letras, adornada con unos sutiles voces femeninas y un parafraseo alterado cubierto de teclas tiztineantes, y "Time to come home", una bella despedida en algún lugar entre la indietrónica de The Postal Service y la solvencia de Death Cab For Cutie

Cody Michael Payne, se encargó de absolutamente todo en esta ópera prima que las cosas como son, le quedó de lujo. Como curiosidad, decir que hace unos meses estuvo involucrado en un extraño episodio en el que se le acusó de robar material tecnológico y digital a un vecino, pero afortunadamente salió absuelto de cargos. Poco después grabó versiones acústicas de cuatro de los temas de este disco y las colgó en su bandcamp bajo el nombre de 'An unplugged sessions 2015'. Ambos los podéis escuchar dando al enlace de más abajo.

https://floodlove.bandcamp.com/album/floodlove

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada